Servicio de Due Diligence

Páginas

viernes, 31 de octubre de 2014

De la Soberanía Nacional del siglo XIX, a la Soberanía Tecnológica del siglo XXI.

La palabra soberanía o soberano, proviene del Latín, por medio de la palabra "superanus", respecto de la cual, el prefijo "super" significa "encima de" o "mas de", y el sufijo "anus" significa "perteneciente a", "procedente de" o "relación a", todo lo cual, en conjunto, conforman un significado etimológico como el que sigue: "La soberanía se refiere a alguien (el pueblo) que tiene la autoridad por encima de todo lo demás"

La soberanía, es el derecho que tiene un pueblo, a elegir a las personas que serán sus gobernantes, el derecho a elegir sus propias leyes, y también el derecho a que el territorio que los contiene, les sea respetado. Este conjunto de derechos indiscutibles son con los que, a través de ellos, le damos significado a la palabra: "soberanía", y que representa los derechos que alguien nos concede, pero también, el derecho que se tiene frente a ese alguien. O sea que, aunque tengamos por ley soberana, el derecho a transitar libremente por el territorio nacional, el de poder elegir libremente a las personas que gobernarán el país, también, nuestra soberanía pasa por el derecho reciproco, o sea, el que parte desde el pueblo, hacia aquellos gobernantes. Digamos que la soberanía, mas que un derecho, es el "Poder" que se le ha concedido democráticamente al pueblo, sobre su territorio, sus leyes y sus gobernantes, pero también a sus propias obligaciones con todo lo anterior. El pueblo es, al mismo tiempo, una especie de soberano y súbdito, debido a que, a partir del pueblo se crea y a la vez se recibe soberanía, según lo explicado mas arriba.

Pero, ¿de que manera podríamos concebir a la Soberanía Tecnológica?


Ni mas ni menos que, de la misma manera en la que se define a la Soberanía Nacional, en donde el pueblo de un país, es el que da, pero a la vez, es el que tiene el poder (derechos y obligaciones recíprocos) respecto de las tecnologías de una nación, en todas sus innumerables variantes.

Una nación tecnológicamente soberana, debe seguir todos y cada uno de los ideales independentistas que hicieron de nuestro país, allá por el siglo XIX, un pueblo libre, independiente y soberano, gobernándose a si mismo, sin tener que estar sometidos, política, económica y tecnológicamente por otro país.

Entonces, ¿como podría ser un buen ejemplo de un país tecnológicamente soberano?

Pues, desde mi punto de vista, la Soberanía Tecnológica, en primer lugar, debe comenzar, con iniciativas desde el estado nacional (ya las hay y muy fuertes), que se transformen luego, en la aplicación de políticas tendientes a que todas las tecnologías que se encuentren relacionadas directamente con la privacidad de las personas dentro de una nación soberana, no viole este principio tan ansiado.

El pueblo (estado) debe tener el poder por sobre las tecnologías que administran su propios datos, y no los gobiernos y las corporaciones, y menos aun, que estas últimas sean transnacionales.

Por ello, un país tecnológicamente soberano; y en relación al derecho inalienable e indiscutible que tiene un pueblo sobre su seguridad y su privacidad en el mundo digital; pienso yo que se debe basar en lo que mencionaba mas arriba, o sea, en tener, desde el estado, una tendencia constante, en dirección a que la soberanía tecnológica se equipare a la soberanía nacional, y también, en relación a que, aquellas políticas de estado, aplicadas y enfocadas específicamente, y como primera medida, a resguardar la seguridad y la privacidad de los datos de su pueblo, sean, indefectiblemente, un hecho, y en el corto plazo, debido a lo que todos ya conocemos respecto del caso de Edward Snowden, contratista de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos de América).

Y como ejemplo, un país tecnológicamente soberano, a mi entender, debe tener las siguientes características, respecto de su infraestructura tecnológica:

En lo que respecta a las empresas transportadoras del servicio de internet, o también llamadas Carriers, estas son los que proveen de dicho servicio en dirección hacia un nivel mas bajo de empresas de comunicaciones, las llamadas: ISP (Internet Service Providers o Proveedores del Servicio de Internet). Estos Carriers, como por ejemplo, Telmex, Global Crossing, Impsat, Iplan y otros, son los encargados de proveer y administrar los routers (y otros equipos activos) de su propiedad, para que el servicio de internet funcione bajo ciertos aspectos de seguridad, de ruteo inteligente de los paquetes de datos, del rearmado eficiente de estos en el destino, de la constante innovación de aquellos equipos activos como routers, switches, media converters, y la infaltable certificación de sus cables, tanto los de fibra óptica, como los ethernet. Estos carriers son los poseedores del control absoluto de la red de redes, ya que a través de ellos pasa el 100% de las comunicaciones de datos (terrestres y marítimos, obviando por ahora, las conexiones satelitales).

En un nivel mas abajo, que aquellos "dueños de internet", se encuentran los ISP, o sea, las empresas proveedoras del servicio de banda ancha, a los usuarios finales (como usted y yo). Como por ejemplo, Telecom, Telefónica, y un gran abanico, dependiendo de cada país. Y aquí surge otra cuestión, y es de que, cada país posee, en su interior, a los ISP's o proveedores de internet pudiéndolos llegar a controlar de alguna manera soberana, pero a los Carriers no (en principio).

Por lo tanto, bajo este pequeño panorama, de quién es quien, en relación al tráfico dentro de la red internet, puedo afirmar que la soberanía tecnológica no será una realidad al 100%, hasta el momento de aplicar políticas de estado, para que, el estado mismo (o sea, el pueblo soberano) sea el que tenga el "poder" respecto (no de las corporaciones Carriers), sino que, solo de los puntos de accesos de sus servicios hacia y desde dentro de un territorio soberano. Y hasta podría llegar a pensar en que, aquellos equipos activos de transporte y ruteo inteligente de datos, puedan llegar, algún día, a ser fabricados en el país.

Un estado soberano que, en lugar de aquellos Carriers, tenga el total control y administración, únicamente de los routers y demás equipos activos, los cuales sean un punto estratégico de ingreso y egreso de las transmisiones de datos, hacia y desde un territorio de un país, estará dando un gran salto para acercarse mas, en dirección a la Soberanía Tecnológica. Pero, de todos modos, esto recién comienza, ya que no nos debemos olvidar que, no solo de quienes administran las transmisiones de nuestros datos, sino también de quienes y donde los almacenan, al utilizar la nube (carpetas en la nube, emails, redes sociales, chats, webs, etc.). Este es otro gran tema.

Con la "nube", tenemos una aparente tranquilidad de que, nuestros datos, además de que podamos accederlos fácilmente desde cualquier parte del mundo, de pensar que estén mas a salvo que en nuestras casas (esto respecto de miradas externas y no de daños por siniestros), de que no serán vistos por nadie mas que nosotros mismos, de que no serán comercializados a terceros, de que no serán accedidos por gobiernos a través de la utilización de alguna API secreta (Interface de Programación de Aplicaciones) provista por las corporaciones que ofrecen el servicio de nube o también llamado, Cloud Computing. Pero esa aparente tranquilidad se esfuma al momento de ser conscientes de la idea; sumada a que nuestros datos sean enrutados mediante routers transnacionales de propietarios internacionales; también se están almacenando bajo el dominio legal y tecnológico de países extrangeros.

Pero esto no queda allí, ya que, si bien el mundo se dirige inevitablemente hacia la utilización de software bajo licencia GNU (Licencia para Público en General) y no hacia el uso de software bajo los "contratos" de usuarios únicos y finales, representados por la conocida sigla CLUF, todavía falta mucha concientización de los innumerables beneficios de la utilización de software libre bajo licencias GNU y no así del software privativo, bajo licencias tipo CLUF, pero se va caminando, con acompañamiento global, a paso fuerte y decisivo  en esa dirección, conformando éste, el tercer escalón (además del control sobre los Carriers y sobre la nube) para alcanzar la tan ansiada Soberanía Tecnológica.

¿Que sería bueno proponer para que la Soberanía Tecnológica de nuestra nación, sea alguna vez, un hecho?

Primero que nada, tenemos que pensar que, si bien el llegar a controlar los equipos activos, o sea, los routers de ingreso y egreso de las comunicaciones hacia y desde el territorio nacional, es, en relación a los demás aspectos, lo mas "fácil" de hacer mediante políticas estatales; no así, el cambiar de un día para el otro, todos nuestros datos alojados desde hace muchos años, en los servidores de otros países, el mudar "nuestros" servicios de correo y mensajería, sabiendo que perderemos las direcciones de email y chat que nos representan ante nuestros -a veces- innumerables contactos, sin olvidarme de nuestra presencia en las redes sociales mas importantes del mundo. Y no por el hecho de que sea difícil el proceso de automigración en sí, sino, porque las empresas que nos "proveen" ese espacio de almacenamiento, los servicios de mensajería, y el de red social, se encuentran físicamente en otros países. Principalmente en Estados Unidos y en Europa, en ese orden.

Por lo tanto, para llegar a ser un pueblo soberano tecnológicamente, es necesario ir tomando decisiones (si es que ya no están tomadas) respecto de estos tres temas planteados mas arriba: el del control de los equipos activos de los Carriers como puntos únicos y estratégicos de ingreso y egreso de las comunicaciones hacia y desde nuestro territorio, el de continuar promoviendo el uso de software con licencias GNU (y esto ya se está haciendo y con mucha fuerza), como todo software basado en el Sistema Operativo Linux, y no así en tecnologías privativas. Y también, el no menos importante tema del alojamiento de nuestros datos fuera de nuestro territorio soberano.

Pero, esto último, el de tener una infraestructura de nube con base física en nuestro país, es un desafío muy grande, ya que para ello se nos presentan dos opciones, creo yo; una es el que las grandes corporaciones como Facebook, Google, Twitter, Microsoft, Apple, y otras del mismo estilo, puedan, de alguna manera, muy sujeta a debate, llegar a instalar sus grandes granjas de servidores dentro del territorio nacional y con ello "garantizar" que los datos que generen los argentinos se guarden en la Argentina (pero accesibles por nosotros desde el mundo) y no en EE. UU. o en Europa, aunque, de todos modos, si bien esta primera opción no garantiza que nuestros datos puedan llegar a se "mal direccionados" desde el territorio argentino hacia afuera, sí podemos asegurarnos de que si a esta primera idea la complementamos con el control, por parte del estado, de los routers de las corporaciones Carriers, este tráfico, desde las posibles y futuras infraestructuras cloud de aquellas compañías, hacia "afuera", no debería suceder. Y la otra opción radica, desde mi punto de vista, en que se promuevan las inversiones nacionales para que podamos tener nuestros propios Googles, Facebooks, Twitters, y un gran etcétera. Esto tampoco es soplar y hacer botella de un día para el otro, pero que sobra cerebro y dinero para llevarlo a cavo, estoy seguro. De todas maneras, esta última opción conlleva la necesidad de automigrar todos nuestros datos alojados en carpetas cloud, nuestros mails de proveedores internacionales, nuestros contactos, nuestras propias direcciones de mails, etcétera.

Por lo tanto, entre aquellas dos opciones planteadas -en el párrafo de arriba a este-, mi parecer es que; teniendo primero la tranquilidad de que los puntos de ingreso y egreso de las comunicaciones, hacia y desde nuestro territorio nacional, específicamente de los equipos inteligentes llamados routers, estén siendo administrados y controlados como resultado de políticas de estado, y no por corporaciones internacionales; la opción mas viable, a mi parecer, pero remarco que a mediano plazo, es la primera (cloud local de las mismas corporaciones internacionales) ya que el movimiento de nuestros datos a otras plataformas, sería una desconexión abrupta de este mundo tan globalizado. Con el control soberano de los routers de los Carriers y la implementación del cloud local (apuntando a la soberanía) de las mismas compañias extranjeras que utilizamos hoy en día, garantizaríamos el no desconectarnos del mundo, y que nuestros datos estén -estadísticamente- un poco mas "a salvo", no solo de gobiernos, sino de individuos con manos indiscretas. Con esto, nuestra vida digital estaría protegida y dentro del territorio nacional. Sin olvidarnos, por supuesto, de nuestras máquinas locales, teniéndolas no solo protegidas con firewalls, programas antivirus, antispyware, antitroyanos, etcétera, sino también con sistemas operativos de licencia GNU.

De cualquier manera, la segunda opción, la de crear servicios cloud nacionales (en todos los aspectos de la vida digital), prescindiendo de los internacionales, es factible ir aplicándolos de a poco y a la par de lo detallado en la primera opción. Pero, en este punto, ya manda la diosa mercado, debido a que estas nuevas empresas locales deberán competir con aquellos gigantes internacionales.

Y respecto de las conexiones satelitales, pienso que aplicaría lo mismo que con los Carriers, ya que, si bien el acceso o medio de comunicación, no es físico, sino, mediante frecuencias de radio, los routers receptores de las mismas, como los routers de los Carriers, también son controlables.

En definitiva, el tender a ser un pueblo soberano, tanto en el mundo físico, como en el mundo virtual, es un claro paso hacia la libertad de los pueblos, ya que, no solo pasa por tener libertad de conciencia, o tener libertad psicológica, etcétera, sino que también pasa por tener la libertad de ser dueños de nuestra propia privacidad y seguridad.



Anunciaron el envío al Congreso del proyecto de ley "Argentina Digital"

El Poder Ejecutivo nacional enviará hoy al Senado de la Nación el proyecto de ley "Argentina Digital", que declarará de interés público el desarrollo y regulación de las tecnologías de la información, las comunicaciones y sus recursos asociados, estableciendo y garantizando neutralidad en las redes

El Jefe de Gabiente, Jorge Capitanich; los ministros de Planificación Federal, Julio De Vido, y de Economía, Axel Kicillof, y el secretario de Comunicaciones, Norberto Berner, anunciaron en el microcine del Palacio de Hacienda que se enviará al congreso un proyecto de Ley que declarará de interés público el desarrollo y regulación de las tecnologías de la información.
El ministro De Vido destacó, al respecto, “el esfuerzo enorme que ha hecho el Gobierno nacional para llevar hasta el último rincón de la Argentina la fibra óptica” y consideró que esta iniciativa es posible gracias al trabajo en el sector que han impulsado los presidentes Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner.
“Vamos a tener redes que le permitan a la gente acceder al mayor universo de información y comunicaciones posible dentro de lo que técnicamente los argentinos estamos en condiciones de ofrecer”, destacó el titular de Planificación, quien señaló que “su finalidad es posibilidad el acceso, para la totalidad de los habitantes de la República Argentina, a los servicios de la información y comunicaciones en condiciones geográficas y sociales equitativas, con los más altos parámetros de calidad”.
Mencionó como ejemplos de alcance a “la Televisión Digital Abierta, fibra óptica, el satélite (Arsat 1) que va a pisar todas y cada una de las regiones del país para llevar de manera neutral, amplia, universal y generosa la información”.
Durante una conferencia de prensa desde el Microcine del Palacio de Hacienda, el ministro aclaró: “Esta norma es de orden público y excluye de su objeto cualquier tipo de regulación de contenidos”. Se anticipó de esa manera a posibles “operaciones mediáticas o políticas” que pretendan hacer tras el anuncio del proyecto.
De Vido garantizó, en ese sentido, “la más plena y absoluta libertad” para “inyectar contenidos” a la red. Y resumió los primeros artículos del proyecto que llevará la firma de la primera mandataria:
-          “Las disposiciones de esta ley tienen como finalidad garantizar el derecho humano a las telecomunicaciones, reconocer a las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) como un factor preponderante en la independencia tecnológica y productiva de la Nación”.  
-          “Promover el rol del Estado como planificador, incentivando la función social que dichas tecnologías poseen; como así también la competencia y generación de empleo mediante el establecimiento de pautas claras y transparentes que favorezcan el desarrollo sustentable del sector”.
-          “Establecer, con claridad, la distinción entre los mercados de generación de contenidos y el de transporte de los mismos. De manera que la influencia en uno de esos mercados no mejore ni genere prácticas de distorsiones en el otro”.
Por su parte, el secretario de Comunicaciones, Norberto Berner, explicó que “la ley que se está modificando es de 1972 que, más allá del contexto político, yo tampoco había nacido pero tampoco internet, los teléfonos celulares y todo lo que conocemos hoy como telecomunicaciones era un sueño”.
A modo de ejemplo, relató qué abarcan los artículos de la ley. “Cada vez que cada uno de nosotros accede a internet esa empresa no pueda modificar los parámetros de acceso: si yo quiero entrar a la página A que pueda hacerlo con las mismas características, velocidad que a la página B, C o DW, dijo Berner y señaló que el objetivo es que "no puedan degradar el acceso".
"Estamos garantizando la libertad de expresión”, sostuvo para luego agregar que también se procurará “desagregar las redes” para “desmonopolizar” el sector de las telecomunicaciones.
Berner anunció, además, que en caso de ser aprobado el texto del proyecto “se va a eliminar la larga distancia en los servicios de telefonía” y resolverá  “una enorme cantidad de vacíos legales que teníamos” en los servicios.
Por su parte, el ministro de Economía, Axel Kicillof, aseguró que el sector de las nuevas tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC) ha tenido “un crecimiento significativo en la evolución de las ventas, y hoy representa un porcentaje importante de los gastos de la familia”.
Kicillof dijo que el Servicio de la comunicación es hoy un Derecho Humano porque “sin internet estamos descolados del mundo”. Señaló que se trata de “un derecho a la comunicación, a la participación política, social y cultural2.
El funcionario indicó que “cuando uno observa con el dinamismo que prospera en este sector” ve que “en todos los servicios de comunicación ha habido un viraje hacia todo lo que son los datos”. Destacó que “hoy a través de internet podemos hablar, podemos ver películas”.
“Cuando uno ve todos esos mercados, lo que encuentra es que para telefonía móvil hay tres compañías; para telefonía fija hay tres compañías; para banda ancha, hay tres compañías, y para cable, dos compañías”, informó el titular de la cartera de Hacienda e indicó que esta ley buscará desarticular esos oligopolios.
Kicillof indicó que “son cinco las compañías que se dividen el 88 por ciento de las ventas y tampoco es así en todo el mundo. Esto hace falta adecuarlo a la modernidad”.
El ministro explicó que “por un lado están las redes, el trasporte, el vehículo” y por otro los contenidos. “Lo que este proyecto de ley se propone es poner como servicio público esa infraestructura, regulando la velocidad y la tarifa para que se posibilite la inversión pero que a cada uno de nosotros nos llegue un solo cable”, señaló.
“Lo que llega dentro de ese cable es absolutamente libre. Esta ley no trabaja contenidos”, remarcó el funcionario y dijo que lo que “tenemos que garantizar es que todo el mundo tenga acceso”.
Por último, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, indicó que la redacción del proyecto de Ley fue un trabajo en equipo de las áreas de los ministros presentes y que finalmente revisó la Secretaría de Legal y Técnica. “El objetivo es lograr universalidad de acceso con calidad equivalente”, señaló.
“Este proyecto modificará la ley 19.798 de 1972 con más de 40 años de vigencia. Tenemos un país extenso geográficamente que cuenta con 40 millones de habitantes, y una enorme distribución geográfica poblacional. Por eso debe inexorablemente el Estado tener la capacidad regulatoria para estimular la igualdad de oportunidades”, dijo, y remarcó: “No hay ninguna posibilidad del acceso universal sin el Estado”.
Señaló que “las empresas buscan maximizar sus rentabilidad. Y si es así, es más rentable establecerse en el Área Metropolitana de Buenos Aires”. “Es allí -continuó- donde el Estado tiene que intervenir para garantizar la universalidad y la calidad homogénea del servicio”.
Capitanich explicó que “esta ley tiene un objetivo estratégico, que es construir una Argentina digital que permita la sustitución de la conectividad analógica”, y aseguró que se tratará de una “ampliación de derechos”.
Además señaló que la ley implica que este servicio estará bajo “jurisdicción federal en lo contencioso administrativo”, y que establecerá la “inviolabilidad de las comunicaciones”. “Esperemos que esto sea escuchado en el norte del mundo”, bromeó.          
Estuvieron presentes durante el acto: el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, funcionarios y autoridades provinciales, intendentes bonaerenses, legisladores nacionales, representantes gremiales.

martes, 21 de octubre de 2014

Arsat 1 viaja "a la perfección" hacia su órbita definitiva

Gira alrededor de la Tierra tras tener resultados que "superaron lo planificado" en la segunda maniobra de aproximación a su órbita definitiva, a 36.000 kilómetros, y se apresta a un nuevo encendido para alcanzar los 29.000 kilómetros, informó la empresa satelital estatal.

Entre los datos verificados se menciona "un incremento de su velocidad de 510 metros por segundo, alcanzando una altura de perigeo de 14.000 kilómetros", desde los 4.600 kilómetros en que fue dejado tras la primera maniobra. 

"Según lo previsto, se disminuyó su inclinación de 3,5 a 1,52 grados, que casi puede considerarse como ecuatorial", con todos los subsistemas de propulsión y autocontrol del satélite funcionando correctamente.




Arsat dijo que "el equipo de DLR -Agencia Espacial Alemana- resaltó el excelente funcionamiento del software de control del satélite".
Para seguir viaje hacia la nueva altura, la próxima maniobra consistirá en encender nuevamente el motor de apogeo (LAE) por unos 38 minutos.

El equipo de Arsat encargado de la puesta en órbita de satélite está conformado por unas 20 personas divididas en grupos, con turnos permanentes.


Fuente: Telam

Finalizó la quinta Conferencia Internacional de Software Libre.

Finalizó en la Ciudad de Buenos Aires la Conferencia Internacional de Software Libre 2014 (CISL), un evento en el que especialistas, funcionarios y empresarios repasaron la situación del sector y coincidieron en la necesidad de avanzar en el marco normativo para la soberanía tecnológica.

Alrededor de 500 personas concurrieron hoy al Centro Centro Cultural Borges para participar de la quinta edición de la CISL, que contó con charlas sobre política tecnológica, exposiciones sobre hardware abierto y una serie de talleres prácticos de capacitación.

Durante el panel de cierre del evento, el ministro de Educación del Chaco, Sergio Soto, planteó la necesidad de una propuesta ciudadana y participativa, similar a la emprendida con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, para avanzar en un marco normativo que garantice la soberanía tecnológica.

Por su parte el coordinador general de CISL Argentina, Jorge Cabezas, explicó a Télam que "sin esperar a que ello se produzca, se debe continuar profundizando cuestiones concretas como Conectar Igualdad y la capacitación a los docentes".



Más temprano, la coordinadora general de Conectar Igualdad, Laura Pennaca, destacó el rol del sistema operativo libre Huayra en la "democratización del acceso al conocimiento".

"Huayra, que resignificó por completo a Conectar Igualdad, representa a un Estado soberano que se construye a sí mismo", sostuvo ante un repleto auditorio del Centro Cultural Borges.

"No nos pueden decir desde afuera qué programas debemos usar. Tenemos que desarrollar en función de las necesidades que tenemos y eso sólo puede hacerse desde el software libre", subrayó Pennaca, y agregó que Huayra "va en la misma línea que políticas como la recuperación de YPF o la construcción de satélites por parte del Estado".

Huayra Linux es uno de los dos sistemas operativos (el otro es Windows) que vienen instalados en las computadoras que el programa Conectar Igualdad reparte entre los estudiantes secundarios de las escuelas públicas de todo el país. Lanzado en septiembre de 2013, el sistema fue desarrollado en Argentina con el foco puesto en las necesidades de estudiantes y docentes.

En el mismo sentido que Pennaca, el coordinador general del Sistema de Televisión Digital, Osvaldo Nemirovsci, afirmó que "no se puede entender el desarrollo del software libre y las mejoras en la industria del software fuera de un contexto histórico como el actual, con la presencia de un gobierno que amplió derechos y construyó mas ciudadanía".

"Debemos impulsar la viabilidad económica de nuevos proyectos productivos basados en el software libre y tener como meta la soberanía tecnológica", sostuvo el funcionario.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (CESSI), José María Louzao, resaltó el crecimiento que tuvo el sector en los últimos diez años, que "desde 2003 creció a tasas chinas, a un 16 por ciento, y las personas empleadas pasaron de cerca de 20 mill a unos 100 mil".

El software argentino "exporta más de 1.000 millones de dólares, más que la carne, aunque no tiene la misma visibilidad"
José María Louzao

Desde el ámbito del software "se exportan más de 1.000 millones de dólares, más que la carne, aunque no tiene la misma visibilidad", agregó.

El dirigente empresario consideró que debe tenderse a la "transversalidad" entre sectores, y que es "fundamental" conocer la estructura productiva para saber qué software es el que se necesita.

Asimismo, Louzao dijo que los países de la región deben construir una alternativa regional a los modelos existentes en Estados Unidos (en donde las grandes empresas compran a las incipientes para apoderarse de su mercado), al de Europa (en donde se copian las experiencias de vanguardia norteamericanas), y al de Asia, donde se usan las patentes existentes para producir hardware de forma local.

"El software libre es el corazón de todo esto. La transformación nacional está ahí", opinó, y resaltó la necesidad de adoptar un modelo propio para que el país no se transforme en un desarrollador de "software soja".

En esta quinta edición, la CISL tuvo el foco puesto en el hardware abierto, un tema sobre el que exponían representantes locales, como el coordinador del proyecto CIAA, Ariel Lutenberg, y extranjeros, como el gurú de la informática Jon "Maddog" Hall.

Cada uno a su turno y con charlas de perfil más técnico, el ecuatoriano Paul Estrella y el sueco Andreas Olaffson explicaron cómo y para qué construyeron sus placas abiertas y económicas, una súper computadora de hasta 64 núcleos en el caso del sueco y un servidor de telefonía IP en el del ecuatoriano.

De forma paralelo, se desarrollaron en cinco salas una serie de talleres de carácter práctico sobre temáticas tecnológicas variadas, organizadas con el fin de brindar capacitaciones a los asistentes, según explicaron los organizadores. 


Fuente: Telam

domingo, 12 de octubre de 2014

Llega la 5º edición de la Conferencia Internacional de Software Libre

El martes 14 de octubre se realizará en la ciudad de Buenos Aires la Conferencia Internacional de Software Libre 2014 (CISL), un encuentro que por quinto año consecutivo pondrá el foco en los distintos aspectos de la soberanía tecnológica.

Especialistas, empresarios, funcionarios públicos, académicos, técnicos y "hacktivistas" se darán cita en el porteño Centro Cultural Borges para compartir experiencias, "actualizar conocimientos y debatir tendencias de la industria", según explicaron los organizadores.

Desde las 9.00hs, la Conferencia comenzará con un nutrido panel a cargo de representantes de distintas universidades, funcionarios del gobierno nacional, de administraciones provinciales, del sector cooperativo y de cámaras empresariales.

Entre los expositores destacados de la jornada estará el director Ejecutivo de Linux International, Jon "Maddog" Hall, un pionero de la informática de fines de los '60 quien desde las 10hs. repasará la evolución del proyecto GNU, cuyo objetivo es la promoción del desarrollo colaborativo de software y conocimiento mediante el uso de licencias libres.



Hall también participará este sábado 11, en la ciudad santacruceña de Río Gallegos, de un evento previo en el marco de la Conferencia, cuyo contenido será de alcance regional.

El coordinador General de CISL Argentina, Jorge Cabezas, explicó en diálogo con Télam que este año el eje temático de la CISL será el hardware libre o abierto.

"Ya no discutimos que el software libre es el aspecto central para lograr la soberanía tecnológica. Eso se cae de maduro y seguimos avanzando. El próximo paso es construir nuestro propio hardware", subrayó Cabezas.

"Así como hicimos satélites, tenemos que construir computadoras y súper computadoras nacionales", agregó.

"Así como hicimos satélites, tenemos que construir computadoras y súper computadoras nacionales"
Jorge Cabezas

En este sentido, Cabezas destacó las exposiciones de Ariel Lutenberg, coordinador General del proyecto CIAA (Computadora Abierta Industrial Argentina), y del especialista sueco Andreas Olaffson, CEO de la firma Adapteva, que desarrolló una súper computadora de bajo consumo y "de hardware abierto", cuyo código fuente y modelos de prototipos están disponibles de forma libre.

También participará el mexicano Paul Estrella, líder del servicio de telefonía por IP (VOIP) Elastix, cuya intervención está pautada para las 12hs.

En paralelo a las charlas gratuitas -cuya programación está disponible en este link-, habrá una serie de talleres prácticos de capacitación que tendrán un arancel de 100 pesos, para las que habrá becas para estudiantes y docentes.

Además de hacer hincapié en el debate sobre la soberanía, la CISL está concebida como un ámbito para el debate de las distintas políticas públicas con incidencia en el campo de la tecnología.


Fuente: Telam

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...